Page 38

REVISTA DE HISTORIA MILITAR EXTRA COLEGIO ARTILLERIA

38 CARLOS J. MEDINA ÁVILA finitivamente, pasando sus libros y efectos a las escuelas que tenía el Cuerpo de Artillería en Cádiz y Barcelona, de las que se hablará posteriormente. En la Ciudad Condal, por instrucción y ordenanza de 22 de junio de 1739, alcanzaría mayor rango institucional la Real y Militar Academia de Matemáticas, bajo la dirección y dependencia del Cuerpo de Ingenieros, que auspiciada por Jorge Próspero Verboom y Alejandro de Rez, venía funcionando regularmente desde 1720. Según Barrios, “… el concepto mantenido por no pocos, de que los conocimientos especiales de los artilleros debían reducirse a los que se dieran en las Escuelas prácticas, dejando el común de las enseñanzas militares al Cuerpo de Ingenieros …”62, era el criterio en que se apoyaba la citada ordenanza, alegándose además el escaso rendimiento de las academias de Cádiz, Badajoz y Barcelona63, que habían sido cerradas siete años antes. “En esta situación –continúa Barrios- no puede sorprender que cuando en 1746 el Cuerpo de Artillería formuló un proyecto para escuelas de matemáticas peculiares del arma, surgiera prontamente la enemiga …”, que personaliza en el mariscal de campo Juan Martín Zermeño, Inspector General de Ingenieros. Nuevas Escuelas de Artillería en Barcelona y Cádiz Las acciones de Zermeño64 no hicieron más que retrasar el nacimiento de las escuelas específicas de artillería. La especial preocupación del Mar-qués de la Ensenada, secretario de Hacienda, de Guerra y de Marina e Indias de Fernando VI, por la formación de los oficiales del ejército motivaría la instauración, el 13 de julio de 1751, de dos centros de enseñanza artillera. Su creación supondría un notable avance en la tarea de unificación de criterios, reduciendo a solo dos ciudades de gran arraigo artillero el emplazamiento de los centros de formación para oficiales de artillería, independientes docente-mente de los ingenieros militares, sentando así las bases de una enseñanza científica que se haría realidad en el reinado de Carlos III. Solicitada su apertura por el coronel Rodrigo del Peral, y tras el vis-to bueno de la Junta de Generales, se publicaría finalmente por orden del monarca una Real Ordenanza de 21 de octubre de 1751, “… sobre lo que se ha de observar en las Escuelas de Matemáticas que con el título de Artillería ha mandado Su Majestad erigir en las plazas de Barcelona 62  BARRIOS: op.cit., pág. 138. 63  Sobre la de Barcelona, vid. nota 57. 64  Sobre la cuestión, vid. CARRASCO Y SAYZ: op.cit., serie 3ª, tomo XX, 1889, págs. 58 a 65. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2014, pp. 13-72. ISSN: 0482-5748


REVISTA DE HISTORIA MILITAR EXTRA COLEGIO ARTILLERIA
To see the actual publication please follow the link above