Page 39

REVISTA DE HISTORIA MILITAR EXTRA COLEGIO ARTILLERIA

DE LA ESCUELA A LA ACADEMIA. LOS CENTROS DE... 39 y Cádiz, bajo la dirección del Cuerpo general de ella …”, con la finali-dad de establecer y conservar un cuerpo científico de oficiales de artillería “… de cuyas formidables máquinas penden muchas veces los favorables éxitos de mis armas”. Con la denominación adoptada, Escuelas formales de Theórica, con título de Artillería, se quería hacer patente la facultad de expedir títulos de Oficial de Artillería, convirtiéndose así en las academias del Cuerpo. Aunque la inspección de academias correspondía a los Ingenie-ros militares, éstas dependerían del Cuerpo de Artillería65. El 27 de octubre de 1751 se nombró Protector de las Escuelas al Secretario del Despacho Universal de Guerra, Marqués de la Ensenada -como Inspector General de Artillería al no haber Director General- quien delegó, respectivamente, en el Capitán General de Barcelona y en el Gobernador de Cádiz. La enseñanza se desarrollaba a lo largo de cuatro años, en los cuales se seguía un amplio programa de estudios que figuraba en el articulado de la misma ordenanza, en cuyo texto se señalaba66, además, que debían de crearse otras escuelas prácticas para la instrucción del personal del Cuerpo en las respectivas compañías provinciales, donde “… uniendo las teóricas lecciones a las prácticas que de ellas resulten, se enteren de los fundamentos y consecuencias de esa facultad en todas las partes principales y adherentes …”. En estas escuelas participaban también los oficiales, efectuando ejercicios de tiro y manejo de los materiales, y se organizaban conferencias y polémicas sobre aspectos relativos a la artillería. Según parece, no gozaban de excesivo predicamento entre la oficialidad, dado que les hacía trabajar en sus periodos de asueto, por lo que fue preciso declarar obligatoria la asistencia a las mismas para los oficiales del Regimiento Real y del Estado Mayor de Artillería. La Ordenanza de ejercicios de cañón, mortero y cabria, mandada ob-servar por S. M. Fernando VI en 18 de junio de 1752, complementó la re-gulación de estas escuelas, especificando que se efectuasen ejercicios de tiro y prácticas tres días por semana, alternándose la tropa en el manejo de los diversos elementos, y los oficiales en el manejo de las piezas y su puntería. Las principales escuelas se establecieron en las plazas de Barcelona y Cádiz, coincidiendo así con las dos escuelas theoricas, para las que habían sido nombrados como directores Juan Rafael Silby y Juan Manuel de Porres, respectivamente. Si bien fueron creadas de forma simultánea, las escuelas de Barcelona y Cádiz no permanecieron en actividad conjuntamente. Barcelona sería clau- 65  Situación que se mantendría hasta la unificación en 1756 de las inspecciones de Artillería e Ingenieros, pasando entonces esa responsabilidad a la Artillería. 66  Títulos XIII al XX de la Ordenanza. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2014, pp. 13-72. ISSN: 0482-5748


REVISTA DE HISTORIA MILITAR EXTRA COLEGIO ARTILLERIA
To see the actual publication please follow the link above