Page 461

REVISTA DE HISTORIA MILITAR EXTRA COLEGIO ARTILLERIA

LA ENSEÑANZA EN LA ACADEMIA DE ARTILLERÍA:... 461 dio personal, el que necesite para prepararse y consultar a sus profesores lo que precise, visitar la sala de materiales, etc. Cada Unidad Didáctica comienza con algún día de clase teórico-práctica en el que el profesor se centra en aquellos aspectos que sea necesario desta-car para que los alumnos puedan, a continuación, desarrollar la asignatura. Estas clases se llevan a cabo, siempre que se pueda, sobre el material o empleando los simuladores o medios de ayuda a la enseñanza necesarios, evitando en lo posible la presencia en las aulas. Las horas de clase de por las tardes se dan a los mismos grupos que en cada momento estén desarrollando las diferentes Unidades Didácticas, y se emplean para corregir los defectos observados en las sesiones de la mañana, así como para preparar las del día siguiente. Se estima que la carga de trabajo extraescolar del alumno debe ser de 20 horas semanales, por lo que los alumnos que no sean responsables de una determinada sesión deben ir con la misma, al menos, leída. Al igual que en el caso de los oficiales, la programación se realiza, como es lógico, por objetivos. Estos objetivos deben ser, en la medida de lo posi-ble, comprobables. Además, a lo largo del curso se desarrollan actividades de carácter “transversal”, tales como cine-fórum y ciclos de conferencias, dedicadas estas últimas, básicamente, al liderazgo. En lo relativo a la formación física, es aplicable lo que se expuso en el caso de los Alféreces Cadetes, prestando la mayor atención a que los futuros suboficiales se preparen para dirigir las sesiones de educación física de sus subordinados, alcanzando éstos un nivel físico acorde con las necesidades del combate. La formación moral de los Alumnos está basada, fundamentalmente, en la propia “vida” en la Academia y en el ejemplo de sus profesores. En la “vida” en la Academia ya que, debido a la necesidad de la obten-ción de un TTS, durante los dos primeros cursos, su actividad puramente militar se ve reducida a las semanas de I/A, la instrucción físico-deportiva y las formaciones. Por este motivo, estas actividades deben ser llevadas a cabo de forma ejemplar, y brillar por su orden, puntualidad, exactitud y escrupu-loso respeto a las normas establecidas al efecto. En este mismo sentido, cobra una extraordinaria relevancia la actuación de los profesores jefes de Sección y Batería, ya que, en el breve tiempo que pueden compartir con los Alumnos a lo largo de esos dos primeros cursos, deben ser capaces de transmitir, con su permanente ejemplo, los valores militares de los que nuestros suboficiales deben ser poseedores. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2014, pp. 447-484. ISSN: 0482-5748


REVISTA DE HISTORIA MILITAR EXTRA COLEGIO ARTILLERIA
To see the actual publication please follow the link above