Page 37

MEMORIAL CABALLERIA 71

36 COLABORACIONES La comprensión del término «terrorismo» en el plano general, nos facilitará la interpretación del de «terrorismo islámico». Para ello, inicialmente recurrimos de nuevo al Diccionario de la Real Academia de la Lengua en el que este fenómeno se contempla como «dominación por el terror» o como «sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror». En principio, esta definición nos ayuda poco para lograr una comprensión más rigurosa de este término de forma que nos permita emplearlo en el contexto más adecuado. Si tomamos esta definición al pie de la letra, el terrorismo no es sino un procedimiento más para infundir terror mediante el empleo de acciones violentas. De esa forma, una preparación artillera sería también un acto terrorista, ya que su finalidad general consiste en quebrantar al enemigo para disminuir su capacidad combativa y su espíritu de lucha, produciendo una serie de efectos materiales y morales, pudiendo, en este último caso, infundirle terror. Obviamente, ésto no es correcto. En nuestra búsqueda de alguna otra definición más completa y precisa, encontramos otro documento en el que se define al terrorismo como: «la utilización de la violencia con fines políticos». En este caso, se ciñe exclusivamente a objetivos políticos sin contemplar otro tipo de objetivos, como es el caso del que está sacudiendo en la actualidad a nuestra sociedad, es decir, el fanatismo religioso. Seguimos sin tener una noción clara de lo que significa «terrorismo». No teniendo aún un concepto claro de lo que constituye el terrorismo en general, si le añadimos el adjetivo «islámico»18 la confusión va en aumento, ya que se unen la ambigüedad en cuanto al significado del término genérico y la del adjetivo (no nos olvidemos la falta de acuerdo entre los especialistas para la utilización de este último). No es de extrañar que habitualmente veamos que el término «terrorismo islámico» se emplee indistintamente con los de «islamismo», «fundamentalismo », «integrismo» «yihadismo», «terrorismo fundamentalista», «terrorismo integrista», «terrorismo yihadista» o «terrorismo extremista islámico». Insistamos que todos ellos tienen algún punto en común, pero no son sinónimos. 18  Que se ha decidido seleccionar y emplear para este trabajo por considerarlo más adecuado. Hay también un grupo de analistas que, desde una perspectiva opuesta, defienden que el empleo de dicho término es incorrecto porque, entre otras razones, «estigmatizan globalmente a todos los musulmanes, pero además benefician a los terroristas al identificarlos con todo el mundo musulmán, que es lo que a ellos les gustaría representar»19. Ante este nuevo problema que se nos plantea establezcamos otro planteamiento; del mismo modo que hemos optado con el término islamismo. Para empezar, se debe tener presente que, como ya se ha indicado anteriormente, el «terrorismo» no deja de ser más que uno de los procedimientos20 de lucha en un conflicto que puede llegar a emplear el contendiente que está en inferioridad de condiciones respecto al otro (u otros) con el fin de lograr sus objetivos, y que no siempre va a atenerse a una regla legal o ética, pudiendo llegar a recurrir a métodos alejados de las leyes y usos de la guerra o al empleo de armas de destrucción masiva. Una característica de este procedimiento de lucha es que el contendiente en inferioridad de condiciones, hasta llegar al objetivo final, intentará previamente desgastar a su adversario, debilitarle y obtener ventajas mediante éxitos puntuales de gran trascendencia en la opinión pública. También pretenderá agotarle, para lo que intentará prolongar el conflicto. Aclarados ya estos parámetros, nos remitimos a la que hemos considerado más completa y precisa definición del término en cuestión, la cual, como no podía ser de otra forma, se encuentra en nuestra Doctrina en vigor Empleo de las Fuerzas Terrestres (3ª edición)21. La define así: «Acciones cometidas por personas o grupos de personas que utilizan la violencia o la amenaza de utilizar la violencia contra un país, sus instituciones, su población en general o contra personas concretas, y que, por aspiraciones separatistas, concepciones ideológicas extremistas o fanatismo religioso, o inspirados en un afán de lucro, tratan de someter a un clima de terror a los poderes públicos, a determinadas personas o grupos de la sociedad, o bien a la población en general». 19 Extraído del artículo: «¿Terrorismo islamista?». El País. Opinión. 28MAR04. 20  No se trata, por lo tanto, de un concepto, una ideología, un movimiento, un proyecto…etc. 21 Existen definiciones muy parecidas como la de Alex Schmitt y Albert Jongman y la de Jean-Marie Balencie. «Terrorismo islamista localizado, terrorismo islamista globalizado: un ensayo de definición. Seminario Combatir el Terrorismo y asegurar la democracia». Madrid. Mayo 2005-06-07.


MEMORIAL CABALLERIA 71
To see the actual publication please follow the link above