Page 75

MEMORIAL CABALLERIA 71

74 LA CABALLERIA EN OPERACIONES HISTORIA Cuando oímos hablar del Cid, siempre se nos viene a la mente la famosa película protagonizada por Charlton Heston y la bellísima Sofía Loren, «El Cid», en la que cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Pero, ¿existió de verdad El Cid Campeador?, porque en algunos libros lo tratan de leyenda, en otros de mito así que, leyendo por aquí y por allí, podemos afi rmar que El Cid existió; sobre todo porque sus mayores logros son conocidos por lo que de él nos cuentan sobre todo sus enemigos: los árabes, Ibn Alquama y Ibn Bassam. Tampoco debemos olvidarnos del gran historiador Menéndez Pidal1, de la Historia Roderici2, y, por supuesto, de aquéllos que contaban sus hazañas con más o menos pomposidad, los juglares, en el Cantar del Mío Cid3. Dediquémosle unos minutos al más grande héroe medieval europeo, un infanzón castellano al servicio de unos y de otros, tan importante y tan olvidado, sobre todo porque nadie es profeta en su tierra. Observemos al rey Arturo y sus caballeros de la Tabla Redonda, tantas veces renombrados y alabados por los historiadores ingleses, y estos sí fueron leyenda; a diferencia de nuestros héroes históricos como don Pelayo o en nuestro caso, el Cid, el más grande soldado de nuestra historia. No sólo por su valor personal en combate, sino por su magistral concepción estratégica de la realidad. RODRIGO DÍAZ DE VIVAR No vamos a relatar toda su biografía, porque esto nos llevaría a rellenar muchas hojas, pero sí mencionaremos aquellos hechos más relevantes. 1 Filólogo, folclorista y medievalista español. Creador de la escuela fi lológica española. 2 La Historia Roderici (o Gesta Campodocti) es una crónica biográfi ca anónima del Cid, bastante fi dedigna, escrita en latín en el siglo XII por un autor de la zona de La Rioja, presumiblemente najerense. 3 Se cree de autor anónimo escrita en el 1140, copiado en 1304 por Per Abbat, aunque la historiadora y profesora de Lengua y Literatura Árabe Dolores Oliver Pérez, en su libro «El Cantar del Mío Cid: génesis y autoría árabe», coloca al poeta árabe Walid al-Waqqasi como el autor del Cantar. Rodrigo Díaz se cree que nació en Vivar, una pequeña aldea situada a 7 km de Burgos, en el año 1043 (discrepancias entre algunos autores la datan entre 1041 y 1057, ya que no hay crónica, diploma o similar que dé noticia de tal acontecimiento4). Hijo de Laínez, noble caballero de la Corte Castellana y de una hija de Rodrigo Álvarez. Descendiente por línea paterna de Laín Calvo, uno de los dos jueces de Castilla. A la edad de 15 años quedó huérfano de padre y se crió en la corte del rey Fernando I junto al hijo del monarca, el príncipe Sancho (aunque éste 4 Utilizaremos la fecha de 1043, fechada por el gran historiador Menéndez Pidal. EL CID, ¿UNA LEYENDA? Fernando Facenda Fernández Comandante de Caballería Estatua del Cid en Burgos, obra de Juan Cristóbal González de Quesada.


MEMORIAL CABALLERIA 71
To see the actual publication please follow the link above