Page 97

MEMORIAL CABALLERIA 72

97 HISTORIA pistolas; además, el soldado debía contar con seis caballos, un potro y una mula. La adarga era un escudo en forma de dos círculos traslapados fabricado de piel, capaz de contener las flechas y los golpes de los indios. En su lugar se podía utilizar la rodela, también de piel, pero de forma circular. Tenían el escudo de España dibujado. Max L. Moorhead, la mayor autoridad mundial en la historia bélica del Norte de Nueva España, define así a los dragones de cuera: «Equipped with such firepower and cold Steel, the soldado de cuera was a formidable warrior, and it is small wonder that his Indian adversary preferred stealth, cunning, and agility to standing firm or charging headlong against him». En otras palabras: un soldado de caballería al que los propios apaches, que no temían a nada, preferían no enfrentarse cara a cara. El armamento utilizado por los dragones de cuera durante los siglos XVIII y XIX ha sido tema de largas discusiones de los historiadores porque algunos lo consideran anticuado para la época, cuando las milicias en Europa ya utilizaban primordialmente las armas de fuego, y la lanza y el escudo prácticamente ya no formaban parte de su armamento. Sin embargo, las armas de fuego eran útiles solamente cuando el enemigo presentaba un grupo compacto y daba oportunidad al lento proceso de recargarlas (en el tiempo que el soldado recargaba su escopeta, el indio podía lanzar varias flechas con su arco), pero los indios, conocedores de las limitaciones de las armas de fuego, atacaban muy dispersos y con gran rapidez, por lo que frecuentemente se llegaba a la lucha cuerpo a cuerpo. Entonces la lanza, la espada y la adarga (o rodela) eran más eficaces. En algunas ocasiones los mismos soldados utilizaron el arco y la flecha. La bandera más utilizada en Coahuila por los soldados presídiales fue la Cruz de Borgoña. Fueron leales al Rey, combatieron las incursiones de los franceses, los anglos y los rusos, y su lealtad los llevó a combatir también contra los insurgentes. Participaron relevantemente en el prendimiento en 1811 del sacerdote y militar independentista mejicano Don Miguel Hidalgo y Costilla en las Norias de Acatita de Bajan cuando tenía la intención de llegar a Estados Unidos para buscar apoyos a su causa, en una época en que por varios años los dragones habían estado combatiendo con mucho éxito las incursiones de intrusos extranjeros en Texas. Estos hombres, junto con los indios y los misioneros, tuvieron parte muy relevante en la formación y desarrollo del estado de Coahuila (y Texas), y son muchas las familias actuales que descienden de ellos. En los manuscritos de relatos de siglos pa- Soldado Presídial (Dragón de Cuera). Su grito de guerra al empezar un combate era «Santiago, y a ellos». Adarga y espada corta.


MEMORIAL CABALLERIA 72
To see the actual publication please follow the link above