• Thumb 1
  • Thumb 2
  • Thumb 3
EL EJÉRCITO DE ALFONSO XIII. LOS INGENIEROS. TEXTO.
El origen de los ingenieros en los ejércitos es bastante  antiguo, ya que la necesidad de arreglar los caminos, colocar  puentes y ejecutar los trabajos necesarios para que las tropas  pudiesen desplazarse con facilidad, o bien la colocación de  minas, o la construcción e instalación de máquinas de asedio  de una plaza, obligaba a los generales a llevar en sus filas hombres  más o menos expertos en estos menesteres. En España  existieron desde la Época de los cartagineses, durante los sitios  de Sagunto y Numancia; es famoso el puente de barcas de  mimbre que construyeron los romanos para cruzar el Segre; en  el siglo XI ya se conocía un Maestro de las Bastidas, que era el  encargado de las tareas de fortificación y asedio. Pero fue durante  el reinado de los Reyes Católicos cuando los ingenieros  militares tuvieron una mayor preponderancia, muy específicamente  en tiempos del Gran Capitán, el cual, es sabido, seleccionaba  siempre un grupo de hombres que, aunque expertos  en el manejo de la espada y la pica, lo fuesen también en el  manejo de la azada, los cuales, en las marchas “gastaban” el  terreno para allanarlo y así facilitar el paso de sus compañeros,  pero en el momento de la batalla luchaban a su lado.

El origen de los ingenieros en los ejércitos es bastante  antiguo, ya que la necesidad de arreglar los caminos, colocar  puentes y ejecutar los trabajos necesarios para que las tropas  pudiesen desplazarse con facilidad, o bien la colocación de  minas, o la construcción e instalación de máquinas de asedio  de una plaza, obligaba a los generales a llevar en sus filas hombres  más o menos expertos en estos menesteres. En España  existieron desde la Época de los cartagineses, durante los sitios  de Sagunto y Numancia; es famoso el puente de barcas de  mimbre que construyeron los romanos para cruzar el Segre; en  el siglo XI ya se conocía un Maestro de las Bastidas, que era el  encargado de las tareas de fortificación y asedio. Pero fue durante  el reinado de los Reyes Católicos cuando los ingenieros  militares tuvieron una mayor preponderancia, muy específicamente  en tiempos del Gran Capitán, el cual, es sabido, seleccionaba  siempre un grupo de hombres que, aunque expertos  en el manejo de la espada y la pica, lo fuesen también en el  manejo de la azada, los cuales, en las marchas “gastaban” el  terreno para allanarlo y así facilitar el paso de sus compañeros,  pero en el momento de la batalla luchaban a su lado.

  • NIPO: 083-14-041-3
  • Fecha de publicación: Jul 1, 2014
  • Año de edición: 2014
  • Autor: Bueno, José María
  • Editor: No
  • Número de páginas: 40
  • Idioma: Spanish

Compártalo

Out of stock

€0.00

Paper edition

Also Available on

Details

El origen de los ingenieros en los ejércitos es bastante  antiguo, ya que la necesidad de arreglar los caminos, colocar  puentes y ejecutar los trabajos necesarios para que las tropas  pudiesen desplazarse con facilidad, o bien la colocación de  minas, o la construcción e instalación de máquinas de asedio  de una plaza, obligaba a los generales a llevar en sus filas hombres  más o menos expertos en estos menesteres. En España  existieron desde la Época de los cartagineses, durante los sitios  de Sagunto y Numancia; es famoso el puente de barcas de  mimbre que construyeron los romanos para cruzar el Segre; en  el siglo XI ya se conocía un Maestro de las Bastidas, que era el  encargado de las tareas de fortificación y asedio. Pero fue durante  el reinado de los Reyes Católicos cuando los ingenieros  militares tuvieron una mayor preponderancia, muy específicamente  en tiempos del Gran Capitán, el cual, es sabido, seleccionaba  siempre un grupo de hombres que, aunque expertos  en el manejo de la espada y la pica, lo fuesen también en el  manejo de la azada, los cuales, en las marchas “gastaban” el  terreno para allanarlo y así facilitar el paso de sus compañeros,  pero en el momento de la batalla luchaban a su lado.

Additional Information

Description El origen de los ingenieros en los ejércitos es bastante  antiguo, ya que la necesidad de arreglar los caminos, colocar  puentes y ejecutar los trabajos necesarios para que las tropas  pudiesen desplazarse con facilidad, o bien la colocación de  minas, o la construcción e instalación de máquinas de asedio  de una plaza, obligaba a los generales a llevar en sus filas hombres  más o menos expertos en estos menesteres. En España  existieron desde la Época de los cartagineses, durante los sitios  de Sagunto y Numancia; es famoso el puente de barcas de  mimbre que construyeron los romanos para cruzar el Segre; en  el siglo XI ya se conocía un Maestro de las Bastidas, que era el  encargado de las tareas de fortificación y asedio. Pero fue durante  el reinado de los Reyes Católicos cuando los ingenieros  militares tuvieron una mayor preponderancia, muy específicamente  en tiempos del Gran Capitán, el cual, es sabido, seleccionaba  siempre un grupo de hombres que, aunque expertos  en el manejo de la espada y la pica, lo fuesen también en el  manejo de la azada, los cuales, en las marchas “gastaban” el  terreno para allanarlo y así facilitar el paso de sus compañeros,  pero en el momento de la batalla luchaban a su lado.
ISSN N/A
ISBN No
EAN N/A
NIPO 083-14-041-3
Fecha de publicación Jul 1, 2014
Año de edición 2014
Autor Bueno, José María
Editor No
Número de páginas 40
Idioma Spanish
Colección No
Número de Colección N/A